RSS

ESTUDIO SOBRE LA SALUD LABORAL DEL PROFESORADO

24 Sep

Para una mejor navegación en este sitio, le recomiendo que haga clic en la categoría INDICE.

¡De nuevo el tema de la salud laboral! ,  no esta por de mas informarse al respecto.

Aquí les presento este estudio elaborado por Daniel Vila. ¡DISFRUTENLO!

ESTUDIO SOBRE LA SALUD LABORAL DEL PROFESORADO

ESTRÉS EN LAS AULAS

Los docentes constituyen uno de los colectivos profesionales más afectados por la depresión, la fatiga psíquica, el estrés y otras dolencias, como el denominado “síndrome del quemado”. Tanto es así que los problemas psicológicos son citados por ocho de cada diez profesores como principal dolencia de esta profesión, según se desprende del estudioLa Salud LaboralDocente enla Enseñanza Pública.

La finalidad de este exhaustivo informe, elaborado porla Federaciónde Enseñanza de CCOO, es establecer la relación entre salud laboral y calidad de enseñanza y determinar, entre otros aspectos, las principales causas de absentismo laboral. También pretende sensibilizar a los profesionales de la enseñanza en torno a estas cuestiones y descubrir el grado de cumplimiento dela Leyde Prevención de Riesgos Laborales. De acuerdo con el estudio sólo un 10 por ciento de los encuestados conoce los aspectos básicos de dicha ley y su aplicación. “Esto es debido a dos hechos: que no se ha pretendido la formación desde las Administraciones en materia de seguridad y salud y que su aplicación es marginal”, señala el informe.

Pero lo verdaderamente preocupante para el profesorado son los problemas de salud psíquica, es decir, el estrés, la depresión o el síndrome burn-out (estar quemado), dolencias todas ellas que los profesionales de la enseñanza califican como “propias de su actividad”. El burn-out se caracteriza por un pronunciado desgaste después de llevar desempeñando un trabajo durante un determinado número de años. En opinión de la psicóloga Carmen Vázquez, para que una actividad sea enriquecedora desde el punto de vista psicológico deben darse varios factores: “que sea motivante, que no sea repetitiva, que haya intercambio de valoración emocional y que exista reconocimiento, y normalmente, en las actividades laborales del profesorado, no suelen darse ninguna de estas cuatro características”.

CULTURA PREVENTIVA

Para fomentar una cultura preventiva sobre salud laboral en la escuela, el psicolingüista Luis Miguel Gómez considera necesario alertar del estrés, como enfermedad de consecuencias importantes sobre la salud y la eficacia profesional. También cree que debe potenciarse la formación en aspectos evolutivos de niños y adolescentes y fomentar la educación de profesores en técnicas de relajación física y psíquica. Para la psicóloga Carmen Vázquez, habría que introducir y potenciar los cursos sobre recursos psicológicos y resolución de conflictos. “El profesor —dice— tiene una doble función: fomentar la adquisición de conocimientos y enseñar a los niños a ser personas, darles herramientas para desarrollarse como seres humanos. Y a los docentes no se les enseña como ejercer esta segunda actividad.

Cansancio emocional

Según el estudio, los docentes son muy proclives a desarrollar pautas de cansancio emocional y fatiga psíquica, además de actitudes de despersonalización hacia el alumnado. Ello les lleva también a ver minada su vocación como enseñantes al ir perdiendo el sentido de su realización personal. Los expertos aseguran que el “síndrome del quemado” no aparece de forma inesperada, sino que es la fase final de un proceso. El profesor tiende a aumentar su esfuerzo mientras va creciendo la sensación de estrés, con claros signos de irritación, tensión, miedo al entorno escolar, especialmente al aula, y una percepción desproporcionada de los propios errores o lagunas.

Para Carmen Vázquez, directora del Centro de Terapia y Psicología, “la formación del profesorado no incluye ningún tipo de preparación psicológica ni ninguna técnica de autoconocimiento personal, con lo que los profesores carecen de recursos psicológicos para motivar y gestionar problemas de grupo. La falta de recursos —añade— unida a una sensación personal de incapacidad para resolver los conflictos les lleva al estrés y a los problemas psicológicos, como angustia, depresión o desmotivación”.

A las enfermedades psíquicas, siguen en importancia, según la opinión del profesorado encuestado, dolencias como las disfonías y problemas de garganta, los procesos infecciosos y los dolores musculares. En una zona intermedia se encontrarían también la irritación ocular y el insomnio. Dolencias menos relacionadas con la profesión serían las úlceras digestivas, las cardiopatías e hipertensión, los trastornos circulatorios, las neurosis y las psicosis.

El informe de CCOO establece también las causas del absentismo laboral en la enseñanza; así, a lo largo del año, uno de cada cuatro docentes causan baja por los problemas citados, aunque no en el mismo orden. En primer lugar están los procesos infecciosos (gripes, catarros, etcétera), un 9 por ciento; le siguen los otorrinolaringológicos y musculares; con un 7 por ciento; y los psicológicos, con un 3 por ciento. Toda vez que, a juicio de los entrevistados, el aspecto de la salud que más afecta a la profesión es el psíquico y el psicosocial, los datos demuestran que muchos de los problemas psicológicos que padecen los profesores están encubiertos o no se les da la importancia clínica necesaria.

PERFIL DOCENTE

El estudio sobreLa Salud LaboralDocente enla Enseñanza Públicasirve para trazar un perfil del profesorado actual en los centros de Primaria y Secundaria. Por sexos el balance es muy favorable a las mujeres, ya que hay dos docentes femeninas por cada profesor. Se trata de una plantilla joven, con una mayoría (43 por ciento) con edad comprendida entre los 35 y los 44 años. Un 66 por ciento está casado y el 23 por ciento soltero, frente a un 4 por ciento compuesto por parejas de hecho. Otra dato significativo es que el 29 por ciento de los matrimonios son docentes, ya que ambos se dedican a la enseñanza. La media de hijos es de 1,22.

Del global de docentes encuestados el 50 por ciento son diplomados y un 27 por ciento maestros licenciados. Respecto a los cuerpos docentes, un 64 por ciento son maestros, un 20 por ciento profesores de secundaria y un 11 por ciento interinos, con una antigüedad media en la enseñanza de 17 años. Sobre los periodos lectivos semanales, la media es de 23 horas en Infantil y Primaria y de 17 en Secundaria, aunque el 60 por ciento de los primeros hacen 25 horas, y el 40 por ciento de los segundos 18 horas semanales. A este horario hay que añadir el dedicado a actividades extraescolares, el de preparación de tareas y el de corrección.

Calidad, ratios y convivencia

Otra de las finalidades del estudio es determinar la relación existente entre calidad de enseñanza y salud laboral, ya que si bien esta última incide en el tipo de educación que se ofrece, las malas condiciones educativas también repercuten en el bienestar de los profesores, en un proceso de ”mutua correspondencia”. Los encuestados destacan la ratio profesor-alumno como uno de los problemas que más inciden en la calidad: si bien la ratio media es adecuada, 19 alumnos por aula en Primaria y 25 en Secundaria, el problema radica en aquellos colegios e institutos —no alcanzan el 10 por ciento— que superan los 25 escolares por clase en Primaria y los 30 en Secundaria.

El segundo problema que afecta a la calidad es el clima de convivencia en los centros, aspecto que el informe considera como un reto “no sólo escolar sino social”. Para el psicolingüista Luis Miguel Gómez, “la niñez, la pubertad y la adolescencia son etapas psicológicas en las que la institución escolar contribuye poderosamente al establecimiento de límites en la acción y en la conciencia de los estudiantes”. En su opinión, “una sociedad laica como la actual, con múltiples creencias religiosas, con una estructura militar de carácter pacificador y con los valores democráticos de los padres, facilita que la autoridad, fuera de los viejos patrones del pasado, se haga difícil de gestionar. En consecuencia —dice— hoy representa uno de los estresores cotidianos de mayor impacto”. En este contexto el documento exige introducir en la formación inicial de todo el profesorado un área relacionada conla Convivencia Escolar, además de la figura del coordinador de Convivencia en todos los centros educativos

Otras cuestiones que afectan a la calidad son, por este orden, los recursos materiales, el espacio físico, la formación inicial y continua, la salud personal, las condiciones medioambientales y la motivación del alumnado. No obstante, los profesores consideran aspectos positivos o satisfactorios la integración en el grupo, las relaciones personales, el conocimiento de sus funciones y tareas, la estabilidad en el puesto de trabajo y el nivel de participación en los centros.

Reconocimiento social

De la encuesta también se desprende que más de la mitad de los entrevistados son docentes que se sienten muy insatisfechos (55 por ciento) o insatisfechos (34 por ciento) respecto al reconocimiento social de su trabajo. “Actualmente los profesores son meros instrumentos encargados de cumplir funciones que los padres no realizan”, señala Carmen Vázquez. “Son como un eslabón intermedio entre los padres y los hijos, dedicados a impartir conocimientos. Efectivamente, esa falta de reconocimiento social da lugar a múltiples problemas emocionales e incluso físicos”. En este mismo sentido, Luis Miguel Gómez cree que el reconocimiento social es “uno de los factores moduladores o mitigadores de los efectos del estrés. Su ausencia —agrega— priva al individuo de la posibilidad de dar sentido pleno a su trabajo. Las peculiares condiciones de la enseñanza, que posibilitan el control de los centros a instituciones colegiadas como el Consejo Escolar, hacen que los moduladores positivos puedan convertirse en estresores sociales poderosos”.

El estudio señala la necesidad de intervenir desde diversas instancias —Administración, centros, entes locales, asociaciones y sindicatos— “para mostrar que la clave del desarrollo de una sociedad —en todos sus aspectos— está en la educación, y buena parte de ella es responsabilidad de los docentes. Habrá que corregir cosas, sin duda, pero es una profesión de especial relevancia social, y la sociedad tiene que saberlo”.

Fuente: http://www.mpr.es/gobierno/muface/v179/educ.htm

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 24, 2011 en articulos

 

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: