RSS

A LOS DOCENTES SE LES PIDE MUCHO

24 Sep

Para una mejor navegación en este sitio, le recomiendo que haga clic en la categoría INDICE.

Aquí les dejo un articulo interesante. junto con su respectiva fuente, por si lo quieren llegar a agregar a sus ensayos.

“A LOS DOCENTES SE LES PIDE MUCHO”

( José López Fernández, psicólogo y profesor de secundaria  )

–Desde el punto de vista de la salud, parece que el cansancio psíquico, la depresión o el llamado “síndrome del quemado” son los principales problemas que afectan al profesorado. ¿Cuáles son las causas?

–Debo aclarar, en primer lugar, que el “síndrome del quemado” o burn-out, es la fase final del proceso del estrés continuado. Encontrarse en esa fase supone una patología preocupante y, por suerte, aún no se ha llegado en la profesión docente a alcanzar esos niveles. Sobre este tema ha realizado su tesis Eloísa Guerrero Berona, que fue premio nacional de investigación en 1998, con el título “Burn-out o desgaste psíquico y afrontamiento del estrés en el profesorado universitario”. Aquí se define burn-out, desde el punto de vista psicosocial, como síndrome de agotamiento de emociones, despersonalización y falta de logro y de realización personal en el trabajo. Todo esto nos daría un perfil del docente como “desgastado”, “exhausto” y sin “ilusión por el trabajo”. En el interesante estudio realizado por CCOO figura solamente un 3 por ciento la cifra de bajas laborales por problemas psicológicos; el mismo tanto por ciento que en bajas por embarazo. Mejor sería un 0 por ciento, pero un 3 por ciento no me parece una cifra preocupante. Sin embargo, en ese mismo estudio es manifiesta la preocupación de esos docentes por llegar a caer en depresión, estrés o fatiga psíquica con una puntuación media de 4 sobre 5. La fatiga psíquica, es una realidad en la profesión docente, tanto en el sector público como en el privado, debido especialmente a una ratio superior a 25/30 alumnos por aula y a las dificultades para motivar a niños y adolescentes instalados felizmente en una sociedad del bienestar.

–Cada vez se exige más a la escuela y sin embargo los docentes se quejan de una falta de reconocimiento social. ¿Hasta qué punto esta realidad tiene que ver con las denominadas enfermedades profesionales del profesorado?

–Efectivamente, la escuela se ha convertido en el punto de mira, donde deberían resolverse, en su raíz, todos los problemas que nos afectan. Cada vez que saltan noticias sobre drogadicción, violencia, marginalidad, xenofobia, intransigencia, deterioro del medio ambiente, etc., todo el mundo mira a la escuela, como si los docentes tuviéramos una solución mágica para cada problema, cuando es la familia por donde debería empezar la educación, con el apoyo de los medios de comunicación. A los docentes se les pide mucho y se les da poco. Parece que todo el mundo sabe de educación. En reuniones de matrimonios en lugares de ocio se habla con bastante ligereza del trabajo que hacen o dejan de hacer los profesores de sus hijos. Salvo excepciones, cuando los alumnos obtienen éxito en sus estudios se dice que “mi hijo es muy inteligente”. Cuando hay fracasos, suele decirse que tal o cual profesor es muy malo. Estas opiniones realmente son poco estimulantes y, en efecto, provocan desilusión y desánimo, pero el profesional de la enseñanza sabe reponerse en esos juicios tan injustos como vacíos. En el momento actual, el profesorado está viviendo un periodo de importantes cambios en el sistema educativo, que exigen adaptaciones personales, modificación de criterios, nuevas técnicas pedagógicas, manejo de nuevas tecnologías, etc. En resumen, es fácil, sentirse abrumado y por lo tanto, se está produciendo un generador de tensiones personales, que en ocasiones pueden llegar a ser estresantes y producir fatiga psicofísica.

–¿En qué medida influyen factores como la convivencia escolar, la indisciplina o las dificultades para el mantenimiento del control en el aula, e, incluso, en los centros?

–Es un hecho que esas afecciones o dolencias profesionales las sufre el docente, pero, en mi opinión, se producen con más frecuencia e intensidad en los primeros años de ejercicio profesional. Una de las causas es su falta de formación técnica. Para ejercer esta profesión no bastan las buenas intenciones con las que todos nos hemos iniciado. Nos sobra ilusión al principio, pero nos faltan recursos pedagógicos. Yo creo que es la fase en la que se padece el estrés de forma más generalizada. Pero no olvidemos que el estrés tiene un aspecto positivo porque es una respuesta ante la dificultad de cualquier tipo; el estrés se produce como una respuesta ante amenazas exteriores. De hecho se habla de euestrés (Selye) “cuando activa nuestras reacciones de alarma sin dañar a nuestro organismo”. Sólo cuando es de una intensidad o duración desacostumbrada, puede dañarnos.

–Los profesores reconocen no disponer de formación alguna sobre aspectos relacionados con su propia salud laboral. ¿Qué habría que hacer para potenciar una cultura preventiva en esta materia?

–Muchas dolencias potenciales se pueden prevenir mediante una adecuada formación inicial (y continua) para enseñar al docente a localizar la sintomatología y señales de alarma de una dolencia profesional para prevenirla. En este sentido los docentes en general, deberían conocer todo lo relacionado con los riesgos laborales y su prevención. También deben adquirir técnicas para enfrentarse a conflictos dentro del aula —evitar el aprendizaje por ensayo y error— y habilidades de comunicación, motivación, dinámica de grupos, técnicas de relajación y autocontrol. Es decir, el profesor no debe ser sólo un humanista sino además un buen técnico. Las administraciones educativas deberían preocuparse más por sus profesores, no sólo en el plano económico, sino en los aspectos señalados. Todos transmitimos, consciente o inconscientemente, lo que somos y lo que sentimos. En nuestra profesión debemos transmitir ilusión, optimismo y esperanza, y para eso debemos vivirlo plenamente. En una gran parte la sociedad del futuro está en las manos del docente.

Fuente: http://www.mpr.es/gobierno/muface/v179/educ.htm

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 24, 2011 en articulos

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: