RSS

SOBRE LA RAZON Y LA LIBERTAD

14 Nov

Para una mejor navegación en este sitio, le recomiendo que haga clic en la categoría INDICE.

Aquí les dejo este resumen del mismo tema de la pag 31 de su antología básica “El maestro y su practica docente” “licenciatura en educación plan 1994”

TEMA

SUBTEMA

AUTOR

OPINION DEL MAESTRO

SOBRE

LA

RAZON

Y

LA

LIBER-

TAD

1.

En la actualidad los hombres buscan en todas partes saber dónde están, a dónde van y qué pueden hacer sobre el presente como historia y el futuro como responsabilidad.

Cada época da sus propias respuestas.

Estamos al final de la que se ha llamado Edad Moderna. La cual empieza a ser seguida por una edad posmoderna. Quizás podamos llamarla la Cuarta Época.

El liberalismo y el socialismo se han desplomado virtualmente como explicaciones adecuadas del mundo y de nosotros mismos.

Esas dos ideologías proceden de la Ilustración, y han tenido muchos supuestos y valores comunes. En ambas, se considera la creciente racionalidad como la condición primera de una creciente libertad. La noción liberadora del progreso por la razón, la fe en la ciencia como un bien puro sin mezcla, la demanda de educación popular y la fe en su significación política para la democracia , todos estos ideales de la Ilustración han descansado sobre el feliz supuesto de las relaciones inmanentes entre la razón y la libertad.

Esas maneras de pensar nacieron como guías de la reflexión acerca de tipos de sociedad que no existen ahora.

La marca ideológica de la cuarta época es que las ideas de libertad y de razón se han hecho  discutibles, y que la creciente racionalidad ya no puede suponerse que trabaje a favor de una libertad creciente.

Estamos entrando en la edad posmoderna, y los ideales de libertad y razón deben de replantearse, puesto que los anteriores movimientos libertadores ya son obsoletos y no pueden aplicarse a la época actual.

2

Los ideales de razón y de libertad tienen que ser re-formulados ahora como problemas de manera precisa y resoluble que la que conocieron los pensadores e investigadores anteriores. Por que en nuestro tiempo esos dos valores, razón y libertad, corren peligro manifiesto aunque sutil.

Las grandes y racionales organizaciones han aumentado, ciertamente, pero la razón sustantiva del individuo en general, no.

El crecimiento de esas organizaciones dentro de una división cada vez mas grande del trabajo afecta a mas y mas esferas de la vida en las que es imposible razonar.

La instrucción universal puede llevar a la idiotez tecnológica y al provincialismo nacionalista, y a la inteligencia ilustrada e independiente.

Un alto nivel de racionalidad burocrática y de tecnología no significa un alto nivel de inteligencia individual o social.

La creciente nacionalización de la sociedad, la contradicción entre esa racionalidad y la razón, la quiebra de la supuesta coincidencia de razón y libertad, estos hechos están detrás de la aparición del hombre “con” racionalidad pero sin razón.

La reformulación de la libertad y nacionalización se modificaron de problemáticas sociales a el disgusto del hombre por el sistema automatizado.

Ser parte de un todo, ignorando el fin al que se desea llegar, esa jerarquía evita el pensamiento individualista. Igual que la burocracia y la tecnología.

Es el “sistema” es la villana, el apacible ideal de conformismo que nos seduce con sus comodidades.

3

Los hombres corrientes, cuando se sienten disgustados o están en dificultades, no pueden ver blancos claros para su pensamiento y su acción, no pueden determinar que es lo que pone en peligro los valores que vagamente disciernen como suyos.

Engrana sus aspiraciones y su trabajo con la situación en que está, y de la cual no puede salir. A su debido tiempo, no busca una salida: se adapta. La parte de su vida no dedicada al trabajo, la emplea en jugar, en consumir, en “divertirse”. Pero también esta esfera de consumo está siendo racionalizada.

No es decir demasiado el afirmar que en su extremo desarrollo la oportunidad para la razón de la mayor parte de los hombres es destruida al aumentar la racionalidad y pasar su localización y su control del individuo a la organización en gran escala. Hay pues racionalidad sin razón. Tal racionalidad no conmensurable con la libertad, sino destructora de ella.

Sabemos, desde luego, que el hombre puede ser convertido en un robot por medios químicos y psiquiátricos, por la coacción incesante y por la acción de un ambiente controlado.

Esta detrás de la concepción del “autómata” de Fromm.

El miedo a que este tipo de hombre tome ascendiente esta la base de muchos de los usos mas recientes de conceptos sociológicos clásicos como los de “situación contrato”, “comunidad y sociedad”

El trabajo tanto como el ocio es tratado como enajenadora de la razón, tanto una como productora opresora tanto como la otra consumista y conformista.

Lo anterior es una argumentación basada en la “automatización” o la estupidización de  la humanidad, cosa que me parece presente en la televisión nacional, que nos inunda de una idiotez tras otra a lo largo del día.

Es la enajenación total de la humanidad la que preocupa al autor, esta enajenación que en cierto punto, sientan a la libertad como algo malo y molesto.


SOBRE

LA RAZON

Y LA LIBER-

TAD

4

La promesa moral e intelectual de las ciencias sociales es que la libertad y la razón seguirán siendo valores estimados, que serán usados seria y consecuentemente e imaginativamente en la formulación de los problemas.

Las tradiciones políticas del liberalismo clásico y del socialismo clásico juntas constituyen nuestras principales tradiciones políticas. El colapso de esas tradiciones como ideologías ha tenido relación con la decadencia de la individualidad libre y de la razón en los asuntos humanos.

Estudiamos la historia para discernir las alternativas dentro de las cuales la razón humana y la libertad humana pueden hacer historia ahora.

La libertad no es meramente la oportunidad de que uno actúe como le plazca, ni es simplemente la oportunidad de elegir entre alternativas dadas. La libertad es, ante todo, la oportunidad de formular las elecciones posibles, de discutirlas, y después la oportunidad de elegir. Por eso no puede existir libertad sin un amplio papel de la razón humana en los asuntos humanos.

Hoy se nos ha hecho evidente que no todos los hombres quieren por naturaleza ser libres; que no todos los hombres están dispuestos o son capaces según los casos, de esforzarse en adquirir la razón que la libertad exige.

La perdida de la concepción de la razón y la libertad como solía ser en movimientos como el marxismo, es notoria en la actualidad. Puesto que la percepción de la libertad es hoy para la mayoría la elección de opciones dadas y no la creación de opciones utilizando la razón humana.

Incluso la concepción de estos dos valores esta tan desvirtuada que algunas personas prefieren seguir siendo parte del sistema voluntariamente.

<!–[if !mso]> <! st1\:*{behavior:url(#ieooui) } –>

TEMA

SUBTEMA

AUTOR

OPINION DEL MAESTRO

SOBRE LA RAZON Y LA LIBERTAD

ACCION

CULTURAL Y

CONCIENCIACION

1.

En la actualidad los hombres buscan en todas partes saber dónde están, a dónde van y qué pueden hacer sobre el presente como historia y el futuro como responsabilidad.

Cada época da sus propias respuestas.

Estamos al final de la que se ha llamado Edad Moderna. La cual empieza a ser seguida por una edad posmoderna. Quizás podamos llamarla la Cuarta Época.

El liberalismo y el socialismo se han desplomado virtualmente como explicaciones adecuadas del mundo y de nosotros mismos.

Esas dos ideologías proceden de la Ilustración, y han tenido muchos supuestos y valores comunes. En ambas, se considera la creciente racionalidad como la condición primera de una creciente libertad. La noción liberadora del progreso por la razón, la fe en la ciencia como un bien puro sin mezcla, la demanda de educación popular y la fe en su significación política para la democracia , todos estos ideales de la Ilustración han descansado sobre el feliz supuesto de las relaciones inmanentes entre la razón y la libertad.

Esas maneras de pensar nacieron como guías de la reflexión acerca de tipos de sociedad que no existen ahora.

La marca ideológica de la cuarta época es que las ideas de libertad y de razón se han hecho  discutibles, y que la creciente racionalidad ya no puede suponerse que trabaje a favor de una libertad creciente.

Estamos entrando en la edad posmoderna, y los ideales de libertad y razón deben de replantearse, puesto que los anteriores movimientos libertadores ya son obsoletos y no pueden aplicarse a la época actual.

2

Los ideales de razón y de libertad tienen que ser re-formulados ahora como problemas de manera precisa y resoluble que la que conocieron los pensadores e investigadores anteriores. Por que en nuestro tiempo esos dos valores, razón y libertad, corren peligro manifiesto aunque sutil.

Las grandes y racionales organizaciones han aumentado, ciertamente, pero la razón sustantiva del individuo en general, no.

El crecimiento de esas organizaciones dentro de una división cada vez mas grande del trabajo afecta a mas y mas esferas de la vida en las que es imposible razonar.

La instrucción universal puede llevar a la idiotez tecnológica y al provincialismo nacionalista, y a la inteligencia ilustrada e independiente.

Un alto nivel de racionalidad burocrática y de tecnología no significa un alto nivel de inteligencia individual o social.

La creciente nacionalización de la sociedad, la contradicción entre esa racionalidad y la razón, la quiebra de la supuesta coincidencia de razón y libertad, estos hechos están detrás de la aparición del hombre “con” racionalidad pero sin razón.

La reformulación de la libertad y nacionalización se modificaron de problemáticas sociales a el disgusto del hombre por el sistema automatizado.

Ser parte de un todo, ignorando el fin al que se desea llegar, esa jerarquía evita el pensamiento individualista. Igual que la burocracia y la tecnología.

Es el “sistema” es la villana, el apacible ideal de conformismo que nos seduce con sus comodidades.

3

Los hombres corrientes, cuando se sienten disgustados o están en dificultades, no pueden ver blancos claros para su pensamiento y su acción, no pueden determinar que es lo que pone en peligro los valores que vagamente disciernen como suyos.

Engrana sus aspiraciones y su trabajo con la situación en que está, y de la cual no puede salir. A su debido tiempo, no busca una salida: se adapta. La parte de su vida no dedicada al trabajo, la emplea en jugar, en consumir, en “divertirse”. Pero también esta esfera de consumo está siendo racionalizada.

No es decir demasiado el afirmar que en su extremo desarrollo la oportunidad para la razón de la mayor parte de los hombres es destruida al aumentar la racionalidad y pasar su localización y su control del individuo a la organización en gran escala. Hay pues racionalidad sin razón. Tal racionalidad no conmensurable con la libertad, sino destructora de ella.

Sabemos, desde luego, que el hombre puede ser convertido en un robot por medios químicos y psiquiátricos, por la coacción incesante y por la acción de un ambiente controlado.

Esta detrás de la concepción del “autómata” de Fromm.

El miedo a que este tipo de hombre tome ascendiente esta la base de muchos de los usos mas recientes de conceptos sociológicos clásicos como los de “situación contrato”, “comunidad y sociedad”

El trabajo tanto como el ocio es tratado como enajenadora de la razón, tanto una como productora opresora tanto como la otra consumista y conformista.

Lo anterior es una argumentación basada en la “automatización” o la estupidización de  la humanidad, cosa que me parece presente en la televisión nacional, que nos inunda de una idiotez tras otra a lo largo del día.

Es la enajenación total de la humanidad la que preocupa al autor, esta enajenación que en cierto punto, sientan a la libertad como algo malo y molesto.

 
1 comentario

Publicado por en noviembre 14, 2009 en resumen

 

Etiquetas: , ,

Una respuesta a “SOBRE LA RAZON Y LA LIBERTAD

  1. jamaldeef

    noviembre 6, 2011 at 9:06 am

    es vdd, como tantas lecturas nos guian al movimiento politico, pero como lo dice FREIRE, Toda revolución cultual tiene como objetivo la libertad, en cambio la acción cultural puede ser apoyo de la opresión según su manejo. SALUDOS Y FELICIDADES POR TU BLOG.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: