RSS

Archivo de la etiqueta: disciplina

LA DISCIPLINA.

Para una mejor navegación en este sitio, le recomiendo que haga clic en la categoría INDICE.

El 4 to semestre, fue un semestre de proyectos, como habran visto en el anterior post http://doominysblog.wordpress.com/2011/09/25/los-3-niveles-de-concrecion-y-el-marco-de-referencia/.

En la clase de Contexto y Valoración, se hizo un ensayo sobre algún problema de la escuela, pero a diferencia de mi primer escrito en esta materia, (http://doominysblog.wordpress.com/2011/09/25/ensayo-reprogramacion-educativa/), este tiene un problema mas común, la disciplina. Todos hemos lidiado con ella, hemos sido indisciplinados de niños y los que conocemos también son muy inquietos, así que buscando algunos artículos online y en revistas sobre la docencia encontré un panorama relativamente mas amplio sobre este tema.

También emplee una redacción mas libre, para amenizar la lectura, como si se tratase de algún artículo informal, así que si quieren copiar fragmentos de aquí les aconsejo que parafraseen mis palabras para que suene mas formal, por que ya saben, a algunos profesores o los que revisan tesis o ensayos no les agradan los chistoretes en medio de la información científica.

Espero que les sirva, ¡Disfrutenlo!.

LA DISCIPLINA.

(José Jesús Alemán Acosta.)

INTRODUCCIÓN

En las siguientes páginas se abordara el tema de la disciplina desde un punto de vista amplio, tomando en cuenta consideraciones externas más allá de la visible “mala conducta” de los alumnos.

Se describirán una serie de problemas que afectan el ambiente del aula escolar, se describirán ciertas sugerencias para el desarrollo constante de la conducta infantil, se establecerá una diferencia entre las diferentes concepciones de disciplina, y se explicara el uso de las estrategias para contrarrestar el problema.

LA DISCIPLINA.

Para cualquier persona que haya tratado en algún momento de su vida con niños, sea docente o no, se ah encontrado en situaciones complicadas, en las cuales los pequeños pierden la atención y no logran captar instrucciones tan simples como, guardar silencio, o estarse quieto, y este problema es algo que se vive todos los días, para muchos padres en casa, donde se exige un control, para evitar tanto que el niño se lastime físicamente por sus impulsos desmedidos, y tanto los maestros, que desean que la clase progrese de forma continua. Y  la principal solución obvia ante esta mala conducta, aparentemente es el castigo.

Pero por desgracia, la indisciplina es una cuestión más compleja.

Aun así, el castigo siempre parece la primera opción, pero… ¿Por qué se recurre al castigo?

La respuesta es sencilla, ofrece a la persona en autoridad una gratificación instantánea y resultados inmediatos. Si se toma en cuenta el  hecho de que la disciplina aplicada del modo pasivo, en realidad es un largo proceso que dura años, una comunicación constante, paciencia ante las constantes conductas arrebatadoras (y muchas veces violentas) de los niños es fácil ver por qué los maestros de la vieja escuela y bueno… casi cualquier persona prefiere la disciplina instantánea.

Para poner en una perspectiva diferente, la situación de la disciplina y el castigo, en las siguientes páginas se describirán la situación determinada como “el mejor de los casos” para que los niños tengan una conducta aceptable, contrastados con los diversos factores que afectan la conducta escolar.

EL MEJOR DE LOS CASOS.

Tengamos en cuenta que el proceso de disciplinar a un muchacho (y al disciplinar me refiero al concepto de hacer que un alumno opte por buscar las mejores formas y características en sus hábitos de estudio que le proporcionen un progreso en su formación individual), se requiere de los conocimientos básicos sobre el carácter psicológico y las formas de aplicar la disciplina sin dañar su autoestima, tiene que ser formado desde que el niño aprende a gatear. Aquí vemos entonces que los padres también deben de tener todos esos conocimientos psicológicos (y obviamente, los únicos conocimientos de disciplina que la mayoría de los padres tienen a su disposición, son las nalgadas, gritos iracundos, comentarios desmoralizantes y más nalgadas), después, los encargados en pre-escolar también deben de ser expertos en psicología conductiva infantil y por supuesto evitar que se lastimen ellos mismos, se lastimen entre ellos (y en el peor de los casos que mueran de asfixia por meterse cosas en la boca).

Hasta este punto tenemos una línea lógica, todo el párrafo anterior trata sobre “el mejor de los casos”, ósea en el mejor de los casos, todo ser humano sobre la faz de la tierra hasta este punto tiene un doctorado en psicología infantil, ellos han logrado aplicar las teorías sobre la modificación de la conducta infantil. Y ahora entramos en escena todos los maestros de primaria del mundo, con nuestro doctorado en psicología infantil clavado en la pared de nuestra sala (así que, los maestros podrían tener su propio consultorio de psicología infantil, pero un empleo menos remunerado en la docencia estará bien por el momento), el maestro recibe un historial sobre la conducta evolutiva de sus 15 alumnos (¿por qué 15 alumnos?, porque este es el mejor de los casos), y el maestro encargado deberá tratar con ellos los 6 años completos, porque un cambio de autoridad puede desestabilizar la disciplina en el grupo.

Para ilustrar este punto, se citara el siguiente fragmento de la investigación de Rudy Mendoza Palacios:

“LOS PRINCIPIOS GENERALES DE LA DISCIPLINA:

Si bien cada niño alumno (según sea donde se ubique al individuo) es diferente, la mayoría necesita reglas y expectativas claras y consistentes acerca de su conducta. A continuación se enumeran algunos principios generales acerca de la disciplina:

  • La disciplina debe comenzar tan pronto como el niño empieza a moverse, es decir, intenta levantarse o gatea.
  • Los niños pequeños dependen de que sus padres les proporcionen un ambiente seguro.
  • La disciplina debe estar enfocada en la edad y debe promover las conductas apropiadas para la edad.
  • Trate de reconocer y elogiar a su hijo o al alumno cuando hace las cosas bien.
  • Sea un buen modelo de conducta para su hijo o alumno.
  • Después de la disciplina, abrace a su hijo. Asegúrese de que entienda que lo que a usted le molesta es la conducta, no el niño.
  • Recuerde siempre que el castigo físico no es necesario ni apropiado.
  • Las recompensas por una buena conducta deben ser inmediatas. ”[1]

PROBLEMAS COMUNES.

Ahora que vimos “el mejor de los casos” echemos un vistazo a los problemas más comunes en las escuelas primarias.

  • La gran mayoría de los padres de familia no han presentado un curso para ser padres, ¿las causas?, ignorancia sobre estos cursos, bajos recursos, padres jóvenes (hablando de niñas de alrededor 15 años o incluso más jóvenes).
  • Algunos profesores pueden ignorar todas esas teorías de modificación de conducta (no es justo decir todos, o muchos, porque existen profesores preocupados sobre el tema), ¿las causas?, no todos los profesores poseen un titulo de psicología infantil que los respalde, la sep no abre cursos en los que se expliquen estos problemas a fondo, los recursos oficiales existentes solo explican superficialmente el tema dándonos una idea simplista sobre un problema universal.
  • La falta de apoyo de padres de familia (de nuevo, no me refiero a todos los padres de familia), ¿Por qué ocurre esto?, es difícil saber las causas, pero al parecer algunos padres de familia ven a los profesores como un empleado indeseable que no tiene derecho de reprender a su hijo, también estos padres de familia prefieren la negación de la situación de su hijo, porque resulta más fácil que hacer algo al respecto.
  • El síndrome de Burnout o maestros quemados, ¿Qué es el síndrome de burnout?, es el simple sentimiento de cansancio por un trabajo monótono, es el punto en el que uno comienza a perder el interés en el trabajo.
  • La falta de reconocimiento, ¿Por qué eso puede ser un problema?, la respuesta es simple, quien no aprecia un gesto de gratitud, un simple gracias hace una gran diferencia en el desempeño de cualquier trabajo (eso y una buena bonificación económica), en estos días los maestros han perdido el respeto de antaño, y el apoyo del gobierno a lo largo del tiempo ah sido muy pobre, dejando los profesores en un nivel de mártires por la causa.

Aquí se han mostrado solo 5 razones, estas son muy generalizadas y tienen una gigantesca distancia sobre lo que es el mejor de los casos. Si en estos momentos alguien se pregunta ¿qué tiene que ver, la falta de reconocimiento de un profesor con la disciplina en clase?, tiene que recordar que la disciplina se debe de dar en un ambiente de mutuo respeto entre el profesor y el alumno, y si los niños tienen la idea preconcebida de que nadie respeta al maestro, este respeto se ve comprometido, y si el maestro realmente no se siente respetado, o valorado, su estado emocional puede comprometer seriamente la educación de sus educandos.

“Carmen Barrigüete hace una mención interesante de las condiciones escolares: el carácter de la persona, sumando a los factores de inestabilidad emocional, como ansiedad, depresión, falta de motivación, la competencia fomentada entre los alumnos o la obediencia que exige el maestro, así como los factores de castigo o recompensa, los hábitos generados en el hogar o escuelas anteriores, y la imitación de hábitos de los compañeros, entre otras causas, tendrán gran injerencia en la comunicación maestro-alumno, en el interés por los temas que se traten, en la atención a las expresiones de los demás y la concentración necesaria para completar sus procesos lógicos. Si el maestro es quien carece de estabilidad emocionan, motivación u otros factores mencionados, se dificultara la posibilidad de que el educando aprenda a pensar.”[2]

Aquí la palabra clave es respeto. (Respeto por todos lados).

También existe ese problema que se dio mención en el mejor de los casos, el tema de cantidad de alumnos por profesor, eh visto muchos informes en el que se dice que 30 alumnos son aceptables para una clase, yo discrepo de esa teoría y presento una fragmento de una nota presentada en página http://www.AméricaEconomía.com que aborda el tema “Entre los alumnos que concluyeron 2° grado de primaria de escuelas públicas, 18% entiende lo que lee y 11% sabe matemáticas. En escuelas privadas, 43% de los estudiantes de ese nivel posee una adecuada comprensión lectora y 23% presenta un desempeño suficiente en matemática.

Las cifras a nivel departamental evidencian que a menor cantidad de estudiantes por docente, mejor desempeño tanto en comprensión lectora como en matemáticas. Así, los departamentos que tienen menos alumnos por maestro como Moquegua, Tacna y Arequipa, tienen una mayor cantidad de alumnos, que terminaron el 2° grado de primaria, con mejor desempeño tanto en comprensión lectora (37%, 35% y 38%, respectivamente) como en matemáticas (27%, 23% y 24%, respectivamente).”[3]

Es importante señalar que estas escuelas tienen de 13 a 15 alumnos, que es un poco menos que la mitad de alumnos a los que estamos acostumbrados.

Ahora bien, se sabe de antemano que este mundo es imperfecto, y el mejor de los casos solo se vislumbra en la imaginación de todos aquellos que crean teorías optimistas sobre cómo debería de funcionar el mundo.

LA MALA CONDUCTA

Ahora recordemos que los grupos generalmente son de 30 a 40 niños, y cualquiera que sepa algo de niños sabe que tienden a buscar las formas más ingeniosas de lastimarse o lastimar a alguien más, teniendo eso en cuenta ahora comprendemos el concepto de disciplina más común:

Los métodos existentes para buscar el orden por medio de la adoctrinación mediante reglas y castigos.

Las peleas en clase puede que sean comunes, pero el problema de la indisciplina más común es el ruido de los alumnos (por qué a esa edad no comprenden el concepto de hablar en vos moderada, sus platicas son tan apasionadas que en realidad ellos se comunican a gritos), el ruido tiene 2 implicaciones, el primero es un inofensivo brote de charla espontanea que simplemente sucede, pero el segundo es un poco más inquietante, el ruido en clase se utiliza como “poder”, si la autoridad habla más alto y pide al grupo guardar silencio, el grupo como protesta ante la autoridad aumenta el volumen de su ruido.

“De ahí que los niveles altos de ruido dentro de los salones de clases generen malestar y lucha de poder entre profesores y alumnos: los primeros, intentando disminuir su intensidad para poder continuar con el trabajo planeado; los segundos, intensificando los niveles para entorpecer el avance, se trata de una lucha inútil y agotadora en la que ninguno de los contendientes resulta ganador: ambos se convierten en grandes perdedores, pues el docente pierde autoridad, seguridad, presencia y el esfuerzo que realiza es mucho pero el trabajo es infructuoso; y los alumnos pierden la oportunidad de adquirir conocimientos que les son necesarios para la vida misma y para continuar con su preparación.”[4]

Así tenemos el problema de indisciplina en contexto de rebelión a un ataque directo, (¿Por qué un ataque?, recuerden que los niños han perdido el respeto hacia el maestro, y este al ser autoritario lo ven como alguien molesto que pone en riesgo su libertad), así, la petición más amable y sincera probablemente sea ignorada.

Y… ¿Cómo hacer que los niños dejen de hacer ruido?, no se puede, bueno, en realidad pueden intentarlo, y si su grupo guarda silencio cuando usted se lo pide con respeto o con un inintencional toque de autoritarismo, considérese muy, muy, muy afortunado. Para el resto, la solución es más complicada, usted debe de buscar estrategias.

ESTRATEGIAS

Usted no puede callar abruptamente al grupo, pero puede captar la atención del mismo hacia la clase, para ellos, requiere de un increíble compromiso hacia su trabajo ¿por qué?, porque usted está compitiendo contra la televisión y el internet, considerando el hecho de que usted está dando clases en un ambiente urbanizado, si usted está dando clases en una comunidad rural, probablemente se deba a la cultura que envuelve la región.

¿Qué se necesita para crear estas estrategias?, lo principal, a los profesores se nos enseña que existe algo llamado diversidad (y en un grupo de 30 a 40 niños es improbable que no haya diversidad), y esta diversidad debe ser examinada para una mejor educación. Después de tener resuelto este punto se debe de seguir con los conocimientos previos, y una investigación sobre el lugar en el que se está dando clases, apoyo de los padres.

¿Cuáles son los principales inconvenientes?, la cantidad de alumnos, tal vez hagamos un buen trabajo con lo anterior, pero seamos realistas, prestarle atención a un niño es un trabajo de dedicación completa, al menos con uno, tienes la certeza de que el lograra comprender lo que le enseñas y estar al tanto de sus deficiencias, ¿pero qué tal de 30 a 40 niños?, desgraciadamente al tener una gran cantidad de estudiantes es inevitable pensar que varios de ellos serán ignorados por las circunstancias.

¿Con qué podemos empezar?, la palabra aquí es INICIATIVA, los cursos actuales sobre modificación de la conducta infantil auspiciada por el gobierno es muy pobre, así que, una libre comunicación entre los colegas docentes sobre este tema es una ayuda invaluable, estos consejos y estrategias son una buena base por donde comenzar, aun así recordemos que no todos los grupos son iguales, así que algunas estrategias un pueden aplicarse universalmente, así que, es bueno mantenerse informado, y sobre todo, si usted encuentra una información que  pueda ser útil, no dude en compartirla.

CONCLUSIÓN

El tema de la indisciplina como se ah puesto de manifiesto es un problema que no se debe de atacar de manera represiva, por que la conducta impulsiva de algunos niños realmente no se puede frenar con una orden, se tiene que buscar alternativas estratégicas para captar su atención y enfocarla en la clase.


[2] Raúl Vázquez Chagoyán “Las condiciones escolares y el aprendizaje”, Correo del Maestro, Mexico D.F. Noviembre 2006. Año II numero 126 , pag. 45-46

[4] Ana María Mata “el ruido como fórmula de poder”, Correo del Maestro, Mexico D.F. Octubre 2006. Año II numero 125 , pag. 24-37

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 25, 2011 en articulos, ensayo

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.